August 2022

El reciente informe de la Universidad San Sebastián junto a Equifax sobre las personas con morosidad cumple con los pronósticos de los expertos. Ya hace unos meses se preveía una situación crítica respecto al sobreendeudamiento, dada la crisis económica, y así lo reafirman las cifras: este es el tercer informe consecutivo con alzas en la cantidad de morosos.

Según el informe, en el periodo abril-junio 2022 el total de deudores morosos creció en 28 mil personas en relación al trimestre anterior, contabilizando un total de 4.142.633 morosos. En tanto, el monto de la mora promedio descendió por tercer periodo consecutivo llegando a $1.894.112.

Pero lo preocupante no es solo que en este trimestre más personas estén con mora, lo clave de este informe, reflexiona Ricardo Ibáñez, abogado y socio fundador de defensadeudores.cl, es saber quiénes son los que no consiguen pagar sus deudas: “Si analizamos las cifras en detalle vemos que son las personas más desposeídas las que hoy están accediendo a créditos para solventar los gastos de su vida diaria y no les alcanza para pagarlos”.

La morosidad ya no estaría centrada en personas que compran bienes durables de alto costo: “Hoy vemos que casi el 50% de quienes están morosos deben menos de $300.000, que casi el mismo porcentaje tiene deuda con el retail, lo que quiere decir que están accediendo a créditos, tarjetas o avances por montos bajos, en instituciones financieras que piden pocos o ningún requisito, seguramente para comprar comida”.

A este hecho se suman las cifras del Poder Judicial que hablan de un crecimiento en los ingresos de causas en el 2022: “Un aumento en la morosidad, en los procedimientos ejecutivos en los tribunales de justicia, harán que a fines de año nos empinemos cerca de los 4.5 millones de personas en DICOM y más de un millón de demandas presentadas en contra de deudores”, aseveró el abogado de defensadeudores.cl.

Hoy más que nunca, enfatiza Ibáñez, “resulta vital que el deudor moroso esté informado de cuáles son los derechos que le asisten, porque estamos hablando de que la amenaza de la tormenta del sobreendeudamiento y la morosidad ya llegó. En ese orden de ideas, este es el momento de actuar y de tomar decisiones responsables a tiempo y no lamentarse sobre la leche derramada”.